EXPLORANDO EL FENÓMENO 2012

Por Kiara Windrider

1 de enero de 2012

 

Para muchos en la comunidad alternativa, las profecías relacionadas con el año 2012 se han convertido en un caldero de especulaciones interminables. Me parece que mucha gente ha mirado este momento con la misma medida de anhelo y pavor, emoción y miedo. No existe un único escenario de lo que realmente significa '2012', o si significa algo en absoluto. ¿Cómo hacemos para separar la verdad de la ficción y prepararnos para cualquier cambio que pueda surgir sin caer en las trampas gemelas de la credulidad y el cinismo?

 

Independientemente de lo que pensemos sobre el debate de 2012, para mí está claro que nos encontramos en un punto de inflexión en la historia de la humanidad. Nuestra relación con nuestro frágil ecosistema planetario se está volviendo rápidamente insostenible.  Un tercio de todas las especies del planeta ya se han extinguido durante los últimos cien años, e inevitablemente surge la pregunta de si la especie humana podría ser la siguiente. Desde una perspectiva ecológica, el futuro de la humanidad y de la Tierra parece inflexiblemente sombrío.

 

En contraste con esto, muchos de los escenarios pertenecientes a 2012 representan una última gran esperanza para la humanidad, una esperanza de que algún gran evento cósmico, una intervención extraterrestre o un misterioso cambio en la conciencia nos saque repentinamente de los pozos negros sociales y ambientales que tenemos tanto. tontamente creado en una edad de oro de la ilustración, la sostenibilidad ecológica y la paz.  A la mayoría de nosotros ciertamente nos gustaría creer que esto es posible. Pero, ¿es esto simplemente una ilusión, o existe alguna base realista para estas grandes esperanzas, un mecanismo real que podría generar este cambio profundo hacia una conciencia más unitiva?

 

Resulta que siento que estamos en la cúspide de una transformación evolutiva, y creo que hay un mecanismo específico que impulsa este proceso, que intentaré describir aquí. Sin embargo, advertiría que no se trate de fijarlo en fechas específicas en el tiempo lineal.

 

El siguiente escenario se basa en investigaciones científicas actuales, profecías antiguas y conocimientos místicos sobre la naturaleza de la realidad.  Me gustaría proponer dos axiomas para ayudar a proporcionar un contexto para nuestro viaje. El primer axioma, como han afirmado los místicos de todas las épocas, es que existe una fuerza unificadora inteligente que ha dado forma a nuestro viaje evolutivo a lo largo de las épocas, una inteligencia que no está separada de quienes somos. El segundo axioma es que hay ciclos distintos y predecibles dentro de este proceso evolutivo, compuestos por largos períodos de cambio gradual seguidos de saltos cuánticos repentinos, y que actualmente estamos en la cúspide de un salto cuántico bastante dramático.

 

Los saltos cuánticos son fundamentales para comprender cómo funciona nuestro universo. Como propone el astrofísico Paul LaViolette en su 'teoría de la creación continua', el universo no surgió en un 'big bang' de creación primaria, sino que continúa generando nueva energía, materia y potencial dentro de los centros de las galaxias en ráfagas periódicas. de intensa actividad.

 

Estos estallidos periódicos pueden percibirse como una especie de latido del corazón galáctico, compuesto por rayos gamma y cósmicos de alta energía, que luego pulsan en ondas concéntricas de creación a lo largo de cada galaxia. En nuestra propia galaxia hay evidencia que muestra que estas 'superondas galácticas' pasan a través de nuestro sistema solar en ciclos de una vez cada 10 a 14 mil años.

 

A medida que estas superondas galácticas atraviesan nuestro sistema solar, inician ciclos correspondientes de actividad solar. Los científicos nos dicen que ahora estamos experimentando un pico en el ciclo solar, que podría generar las erupciones solares y eyecciones de masa coronal más fuertes en los últimos 12,000 años.

 

Este ciclo a largo plazo de la actividad solar está directamente relacionado con el campo magnético de la tierra. Los aumentos graduales de la actividad solar durante los últimos 12.000 años han coincidido con una disminución correspondiente del campo magnético terrestre, acompañada de fluctuaciones en el eje magnético norte y sur.  Estas fluctuaciones se han vuelto exponencialmente más fuertes en las últimas décadas, y los científicos nos dicen que podemos estar muy cerca de un momento, como sucede periódicamente, cuando la polaridad del campo magnético de la tierra podría colapsar repentinamente y revertirse.

 

Toda la vida en la Tierra está directamente vinculada a través de estos campos magnéticos. Los cambios en los campos magnéticos se reflejan como cambios dentro de nuestros cuerpos físicos, así como cambios en nuestros estados de conciencia emocional, mental y espiritual. A medida que las fluctuaciones dentro del campo magnético de la tierra se hacen más fuertes, se reflejan como cambios y cambios extremos en nuestra experiencia de la realidad, con la correspondiente ruptura de los viejos sistemas y estructuras de identidad.

 

Los científicos nos dicen, en base a las lecturas de los núcleos de hielo glacial, que la inversión real de la polaridad magnética tiende a ocurrir de manera bastante repentina y muy rápida, generalmente en el espacio de unas pocas horas o días. Una vez que las fluctuaciones alcanzan una masa crítica, se produce un colapso repentino y luego una inversión del eje magnético de la tierra.

 

Desde una perspectiva ligeramente diferente, muchas profecías indígenas de todo el mundo también hablan de un tiempo de gran purificación y cambio, un tiempo de cambio hacia una nueva era de conciencia expandida.

 

Don Alejandro Cirillo es un sacerdote maya, jefe del Consejo Maya de Ancianos, que vive en el altiplano guatemalteco. Durante una visita reciente con él, compartió con nuestro grupo que en su linaje ha habido trece profecías con respecto a este cambio de edad. La decimotercera y última profecía tiene que ver con tres días de oscuridad. Cuando te encuentres pasando por estos 'tres días', enfatizó, debes saber que el tiempo de transición está cerca. No es momento de entrar en miedo sino de celebrar. Refiriéndose a él como el año cero, dijo que este es el tiempo que tanto hemos esperado, un tiempo que iniciará una era de paz y armonía con las fuerzas de la tierra y con la conciencia galáctica.

 

Notamos que no dijo mucho sobre fechas específicas para este evento. Como cualquier parto, la naturaleza tiene sus propios ciclos, que pueden ser diferentes de cualquier 'fecha de vencimiento' que nos importe imponer al proceso. “Pero sabemos que el momento es pronto”, enfatizó Don Cirillo, “y que el colapso de las viejas identidades es una parte integral del proceso de nacimiento”.

 

Mientras tanto, el sistema de calendario hindú se refiere a cuatro etapas por las que pasamos en nuestro viaje a través de los planos galácticos, comenzando con una era de luz y descendiendo en espiral a través de períodos de oscuridad cada vez mayor. Lo que es interesante aquí es que, aunque el descenso de la luz a la oscuridad es un proceso gradual, el regreso de la oscuridad a la luz ocurre de manera repentina y dramática.

 

Creo que muchas profecías antiguas que predicen eventos en el futuro se basan en la comprensión de los ciclos naturales y los recuerdos del pasado. ¿Podría ser que estos días de oscuridad, o el amanecer de una nueva luz, se refiera al mismo fenómeno que la inversión polar magnética y tenga la clave para una comprensión más profunda de la transformación evolutiva que tenemos entre manos?

 

Nuestras percepciones de la realidad están vinculadas con la forma en que nuestros sistemas nerviosos están conectados a cuerpos de existencia más sutiles, que están vinculados biológicamente con nuestros códigos genéticos. Durante el tiempo de la inversión magnética, hay un colapso temporal de los escudos magnéticos de la tierra, lo que permite que enormes cantidades de radiación cósmica entren en la atmósfera terrestre.

 

Esta radiación normalmente sería muy perjudicial para la supervivencia física. Sin embargo, durante estos días de oscuridad, es probable que entremos en un estado de ensueño en el que nuestros cuerpos emocional, mental y físico podrán experimentar una profunda reorientación de identidad y conciencia. Al igual que una oruga atravesando su capullo, el aumento de la radiación cósmica iniciaría un proceso de mutación en el que nos encontraríamos metamorfoseándonos en una nueva especie de humanidad, a la que algunos se refieren como homo luminoso, o el humano divino. De hecho, este proceso mutacional no se limita a los humanos, y los biólogos están comenzando a comprender ahora que la Tierra es una única red de vida que se interpenetra, y que los ciclos de inversión magnética en el pasado se han asociado directamente con saltos evolutivos masivos y mutaciones a lo largo de la historia. planeta.

 

Esta inversión magnética es el mecanismo que impulsa la transformación de la conciencia dentro de la Tierra y el sistema solar en la actualidad. Postulé anteriormente que existe una inteligencia subyacente que se desarrolla dentro de este proceso evolutivo y que no estamos separados de ella. Esta realización tiene profundas implicaciones para nuestro viaje a través del año cero. ¿Somos observadores pasivos, víctimas de lo que fácilmente podría percibirse como una temible cadena de eventos, o podemos moldear conscientemente los eventos de acuerdo con nuestras más altas visiones de la verdad? Existiendo como lo hacemos dentro y más allá de la creación, tal vez se nos dé el poder de caminar entre los mundos, co-creando nuevas dimensiones de la realidad más allá de cualquier cosa que podamos imaginar actualmente.